Izquierda Internacionalista-La solidaridad entre pueblos, una historia de la puta mili.


Legitimidad: Concepto con el que se enjuicia la capacidad de un poder para obtener obediencia sin necesidad de recurrir a la coacción que supone la amenaza de la fuerza. Un estado es legítimo cuando existe un consenso entre los miembros de la comunidad política para aceptar la autoridad vigente. (Conceptos fundamentales de Ciencia política. Ignacio Molina. Alianza editorial.)


Y miren por donde parece que el consenso entre los poderes del estado y sus herramientas de participación (PPSOE+IU) han llegado a una fantástica conclusión: Dime con quién andas y te diré quien eres.

Por lo tanto. Tiene toda la legitimidad el gobierno del estado para declarar ilegales a miles de trabajadores que se acercan a nuestras costas en busca de libertad, trabajo y pan. Es legítima la decisión del “ente” público de TVE para tratar de ocultar la sonora protesta de miles de ciudadanos ante la atenta presencia del ciudadano Borbón durante un partido de fútbol. Es legítimo el gobierno del estado para declarar ilegales las ideas que contravengan los intereses de sus reales representados (banca, patronal, transnacionales, estado Vaticano...)

Pero llega a ser absurdamente paradógica la situación a la que yo me enfrento. Por la legitimidad de que es depositaria el gobierno del estado, hace más de 25 años me pusieron de forma legìtima y por servir a la patria en situación de ilegalidad.
El 1 de febrero de 1983 cruce el arco de la entrada del campamento militar de Hoya Fría, horas después, con el pelo rapado al uno y un petate color caqui medio descolorido me asignaron un lugar en una de las camaretas de la IV compañía. Me tocó compartir la camareta con Kepa, José María, Pierre, Santiago y Antonio. Kepa era (supongo que lo sigue siendo) de Donosti, callado y amedrentado por su situación de independentista y con un hermano preso en alguna cárcel de la meseta. Jose Maria,navarro y también independentista. Pierre un tipo con 28 años hijo de un exiliado comunista en Bélgica durante el franquismo. Pierre apenas balbuceba algunas palabras en castellano pues su padre catalán y su madre belga no le habían enseñado a hablar más que en sus lenguas maternas, fue obligado a incorporarse al ejército español para poder disfrutar de la nacionalidad después de haber servido en el ejército belga. Santiago natural de Ourense y profesor de Galego en una academia privada. Y Antonio un universitario de Albacete que había agotado todas las prorrogas y con 29 año seguía en primero de Periodismo. Fue Antonio a quien primero oí hablar de los comuneros y de los sentimientos nacionales de los castellanos. Para mí, un canario alzado no dejaban de ser cinco godos aunque pronto aprendimos a convivir con nuestras diferencias y con lo que nos unía; la firme voluntad de luchar por los derechos de la clase trabajadora y por la soberanía de nuestros pueblos.

Han pasado los años y los legítimos intereses de los aparatos del estado nos han vuelto a unir. Sin saberlo nuestra relación de apenas 45 días nos había contaminado y en los albores del siglo XXI ninguno de los seis somos legales, no podemos acceder a ser ni elegidos ni electores. Nuestra única relación con la barbarie fueron las prácticas de tiro en un llano de la montaña de Taco, con unos desvencijados cetmes, que cuidadosamente nos enseñaron a montar y desmontar y unas granadas huecas lanzadas contra las tuneras indias de la ladera.

O se está con los votos o con las bombas. Dice el Ministro de Gobernación, perdón quise decir Interior. Los seis siempre estuvimos y estamos con los votos quienes nos pusieron el la tesitura del manejo de las bombas fueron quienes se auto proclaman defensores de la neo dictadura borbónica.
Hoy 17 de mayo de 2009 sigo viendo cada mañana a mi pueblo dominado por los legítimos poderes coloniales, motivo que me había hecho considerar mi abstención en las elecciones europeas de junio, pero el hecho de saberme contaminado me empuja a emitir mi voto, mi voto será nulo pues una candidatura ha sido ilegalizada por contaminación sobrevenida y a mí a solidario no me ganan los legítimos vestidos de camisa azul, correajes y rosas en el puño de la mano.
Publicar un comentario