...en la mesa.

Ella entró en la cocina. Reflexionó con la cabeza apoyada en la mesa.
Concluyó que la mesa es incapaz de pensar en nadie.
Corrió por el pasillo y le contó a la abuela que en la cocina ha encontrado algo con cuatro patas tremendamente egoísta.

La abuela le responde:
    • Hijita, gato escardado del agua fría huye.

Publicar un comentario