Premonición



Amaneció, como suelen hacerlo los días de invierno, con tímidos rayos de luz atravesando la neblina. En lo alto del lomo de la Morisca un viejo escarba entre las yerbas buscando jaramagos, más abajo casi llegando a los lavaderos unos chiquillos corren entre los charcos. En la Muralla, posados en un acebuche centenario los capirotes cantan y los mirlos alzan el vuelo mientras otean desde el aire la comida fresca que les proporcionará el llano recién arado. Por el camino de las Haciendas una mujer corre tras el viento que se lleva el último aliento de su primogénito. Cuando la mañana llega por fin a las puertas de la casa el silencio da paso al llanto.
El mensaje fue tranquilizador.
      -Por su aspecto no debió sufrir. ¡Que descanse en paz!
      -Por fin se acabó el invierno. ¡Ahora descansa en paz!
En la ventana de su cuarto dejó cuanto poseía y lo dejo para que la semilla cubriera los campos que él nunca supo cultivar.
Ventana de sueños
Publicar un comentario