Sueño (otro)


Sueño 
El día que conocí a un hombre al que habían herido tres veces con la misma bala, comprendí que es posible sangrar y amar a un tiempo.
Él se empeñaba en seguir comiendo y bebiendo de los frutos de la vida.
Cuando lo conocí ya no soñaba.
Estaba muerto.
Publicar un comentario