ROMPER CON EL CAPITALISMO

TRAS LA DEMOSTRACIÓN MASIVA
DE LA HUELGA GENERAL
LA CLASE OBRERA
Y DEMAS SECTORES POPULARES,
¡A LUCHAR POR UN PROGRAMA DE RUPTURA!
El Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) hizo un llamamiento a la clase obrera a hacer de la Huelga General del 14 de Noviembre una jornada de avance en la lucha por nuestros derechos, contra el gobierno, en oposición frontal a todo su paquete de medidas, y por el Socialismo y el Comunismo, así como a la lucha contra los mono­polios y su instrumento político, la Unión Europea (UE).
¿Por qué era necesaria otra huelga?
Porque desde la del 29 de Marzo, en poco más de 7 meses, los ataques del gobierno y de la patronal han seguido su escalada:
Recortes en el desempleo; repago de medica­mentos; drástica reducción presupuestaria para servicios públicos y sociales; reducción de salarios en las administraciones públicas; aumento del IVA; amnistía fiscal a medida de la patronal de­fraudadora… Estas medidas atentan contra las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría de este país, los trabajadores y las trabajadoras, mientras tratan de blindar los privilegios de una minoría explotadora y ociosa, la oligarquía indus­trial y bancaria, que sigue declarando beneficios y apropiándose del fruto de nuestro trabajo, y para quienes bajo la Unión Europea tratan de perpetuar su actual dictadura.
El capitalismo está en quiebra
Derribarlo es una necesidad inaplazable
Bajo el capitalismo no hay futuro posible para la clase trabajadora y los sectores populares, y no ha­brá salida a la actual crisis estructural en nuestro beneficio si no rompemos con este régimen de do­minación.
El bloque de dominación oligárquico-burgués se encuentra en una huida hacia adelante y trata de remontar la crisis manteniendo sus intereses de clase y desarrollando una violenta guerra contra la clase obrera, con el paquete de medidas ya conoci­das, a la vez que refuerza las estructuras represivas para blindarse de las protestas crecientes del pue­blo trabajador. Esto confirma que el capitalismo, en su actual fase imperialista agónica, no es sino pa­rasitismo de las clases dominantes, y tiende tanto al militarismo como a la reacción política.
Ni referéndum, ni pacto social
 Poder obrero y popular
Para el PCPC, los derechos del pueblo trabajador ni se ponen en entredicho, ni se someten a negociación al­guna con la patronal y sus gobiernos que, bajo el ca­pitalismo, legislan inequívocamente para proteger sus privilegios, ni mucho menos se supeditan a consultas manipuladas. Nuestros derechos se conquistan y prote­gen con lucha organizada y sostenida en los centros de trabajo y en las calles. La huelga es el camino justo porque pone de manifiesto la inmensa fuerza del pue­blo trabajador cuando actuamos con unidad, sin noso­tros y nosotras no se mueve ni un engranaje del sistema capitalista y, en definitiva, la patronal nos necesita para obtener sus beneficios, no al revés. Se puede y se debe vivir sin explotadores, pero es imposible un mundo sin trabajadores y trabajadoras.
Pretender una salida a la crisis con absurdos llama­mientos a un “capitalismo con rostro humano” es evadir la raíz del problema y renunciar a confrontar con una explotación del ser humano, asentada en la propiedad privada de los medios de producción. Criticar la gestión del sistema, y no del sistema en sí mismo, constituye una estrategia estéril, que el PCPC va a combatir. La lucha es de confrontación abierta y de ruptura con el capitalismo.
Reforzar el sindicalismo de clase
Es momento de unidad obrera
Décadas de un sindicalismo basado en pactos sociales, conciliación de clases, y negociaciones a la baja, nos de­jan mayores tasas de explotación para nuestro pueblo e impunidad para la patronal.
Hoy, es urgente y necesaria la unidad obrera, bajo los principios del sindicalismo de clase para la defensa insobornable de nuestros derechos.
Hay que abrir espacios en el marco del mo­vimiento obrero, combativo y de clase, donde el protagonismo de la asamblea sea el eje vertebra­dor que rompa la desmovilización y el fracciona­miento del movimiento sindical. Ese es el proyecto de los Comités para la Unidad Obrera (CUO), que ya se están forjando, y para cuyo fortalecimiento llamamos al pueblo trabajador a vincularse.
Unirse al PCPC
Defender nuestro programa
Esta convocatoria, desde el PCPC la enmarcamos en un proceso de acumulación de fuerzas, en un paso más en el camino de aglutinar a todos los sectores que están siendo golpeados por el poder absoluto de los monopolios, y en un momento donde el proyecto de transformación revolucionaria que el PCPC representa quiere in­corporar a sectores crecientes de nuestro pueblo. 


Para ello, llamamos a defender y a unirse bajo nuestro programa, resumido en:
·                    Nacionalización de la banca y de los secto­res estratégicos de la economía.
·                    Derogación de toda la legislación antiobre­ra y contrarreformas aprobadas: laboral, de la negociación colectiva, y del sistema públi­co de pensiones.
·                    Defensa de todos los servicios públicos. Devolución al estado de aquellos que se encuentren privatizados.
·                    Ni un desahucio más. Moratoria en el pago.
Publicar un comentario